Autonomía digital y tecnológica

Código e ideas para una internet distribuida

Linkoteca. Ciudad


Le droit à l’action nous permet d’aller au-delà de la notion de liberté individuelle d’accès aux ressources existantes. Cette approche met en avant le droit d’intervenir dans la création et la transformation de notre environnement, en tant que corps collectif. Cela implique la reconnaissance de l’exercice d’un pouvoir d’agir collectif dans la configuration de nos lieux de vie.

La venta de vivienda social ha sido sistemática durante los anteriores gobiernos municipales del Partido Popular. A la enajenación de 1.860 viviendas a Fidere por parte del Gobierno de Ana Botella que en estos momentos se encuentra judicializado, hay que sumarle otras 3.000 viviendas a otros fondos buitre.

“Hay que tener en cuenta que el parque de alquiler público no llega al 2% en Madrid, la incidencia es nula”, explica la arquitecta. “Siempre que hablemos del modelo Viena o el de otras ciudades europeas hay que tener en cuenta que en esos casos las ciudades cuentan con un elevado número de vivienda pública entorno al 20% o el 25% sino no hay manera de incidir en el precio”

Disponer de repente de un parque de vivienda pública del 20% del total para incidir en los precios del alquiler es casi imposible. Por eso, para Raquel Rodríguez hay otras medidas que se pueden poner en marcha desde ya que ayudarían a regular los precios desorbitados que sufren las grandes ciudades. A su juicio, los alquileres turísticos influyen pero no es el único problema.

La enajenación de patrimonio público ha sido una constante durante los últimos 20 años en la capital donde la política pública de vivienda se ha basado en la venta. La pérdida de viviendas públicas durante las últimas dos décadas se ha cuantificado en 23.000, según la EMVS, lo que supone que de no haberse producido todas estas ventas en la actualidad el Ayuntamiento de Madrid contaría con parque estimado de 29.000 viviendas.

Commons” showcases over a hundred sharing-related case studies and model policies from more than 80 cities in 35 countries. It witnesses a growing global movement and serves as a practical reference guide for community-based solutions to urgent challenges faced by cities everywhere. This book is a call to action meant to inspire readers, raise awareness, and strengthen the sharing movement worldwide. “Sharing Cities” shows that not only is another world possible — but that much of it is already here.

a plausible urban future based on cities acting as important sites for ‘data extractivism’ – the conversion of data harvested from individuals into artificial intelligence technologies, allowing companies such as Alphabet, Google’s parent company, to act as providers of sophisticated and comprehensive services. The cities themselves, the project insisted, would get a share of revenue from the data.