Autonomía digital y tecnológica

Código e ideas para una internet distribuida

Linkoteca. música


Mientras ‘la movida’ saturaba programas de televisión, radios públicas y portadas de revistas, un fenómeno como ‘la ruta’ era visto como problema de orden público al que Rafael Vera, secretario de Estado socialista, prometió poner fin. Tras años de lenta y tímida rehabilitación, esta semana se ha anunciado que Atresmedia financiará la Ruta, una serie de televisión sobre el fenómeno realizada por Caballito Films, la productora de Rodrigo Sorogoyen, director de las alabadas El reino (2018) y Antidisturbios (2020). Las tensiones culturales que desató el ‘bakalao’ pueden palparse en el legendario reportaje Hasta que el cuerpo aguante (1993), emitido por Canal +, uno de los pocos testimonios en caliente del periodo.

Una «microutopía del placer», dijeron de ella. O también, una «revolución contra la nada, nacida de la nada y abocada a la nada». Son palabras de Joan Oleaque, autor de En èxtasi, uno de los pocos ensayos que hay sobre esos años. Algo pasó en aquellos 40 km de la CV-500 en los que más de 50.000 jóvenes a principios de los ochenta se reunían dispuestos a conquistar la noche y de paso su libertad, por los rincones de las salas de las discotecas que conformaron la Ruta del Bakalao. 

 «Una de las cosas que más molesta de la Ruta era que los que se divertían fueran de clase trabajadora«, lanza el periodista Víctor Lenore.  Muchos sitúan el principio del fin en 1993, fecha en la que la DGT empieza a publicar escalofriantes cifras de muertes en accidentes de tráfico en la zona. La campaña mediática para desprestigiarla estaba en marcha. Las redadas policiales se sucedían. Y un jovencísimo Carles Francino ponía voz a un documental, Hasta que el cuerpo aguante, con el que los padres de los hijos de la transición se escandalizaron.

Entre 2008 y 2016 Leonard Cohen vivió una de las etapas más fascinantes de su carrera. En ese periodo dio algunos de sus mejores conciertos, recitales de más de tres horas repletas de emoción, y grabó discos fascinantes que fueron su testamento musical antes de su adiós final.

Esta semana hemos querido recordar esos años finales de Leonard Cohen, sus últimos discos y sus últimas giras, un viaje que hacemos en compañía de Sheila Blanco y Fernando Neira además de los reportajes de Lucía Taboada.

Rosalía trabajó 18 meses componiendo, produciendo y arreglando El mal querer de forma independiente y solo después de la repercusión de Malamente y Pienso en tú mirá (ambos videoclips financiados por ella) la multinacional discográfica Sony le ofreció un contrato.

Nadie ha atacado a Antonio Banderas, Óscar Jaenada o Jordi Mollà por trabajar en Estados Unidos como sí se ha ridiculizado a Penélope Cruz, Elsa Pataki o Paz Vega por hacer exactamente lo mismo. De Fernando Rey se aplaude que saliese en French Connection, de Sara Montiel se recuerda cómo le freía huevos con ajo a Marlon Brando.

La clase social de los hermanos Muñoz de Estopa fue uno de los baluartes de su éxito y no se les calificó, como ocurre con Rosalía, de “choni poligonera” o “cani de extrarradio”.