Autonomía digital y tecnológica

Código e ideas para una internet distribuida

Linkoteca. comunes urbanos


Un centro social es una institución anómala. Funciona de acuerdo con lógicas a las que no estamos acostumbrados. La vida de un centro social viene regulada por los propios participantes en el mismo, sin mediación de la administración y tampoco de empresas comerciales. La responsabilidad es colectiva, la actividad es colectiva, la administración es colectiva.

Su éxito radicaba en que no hacía falta más que interés e iniciativa para usar estos espacios.

Sólo en la región de Madrid existen unos 60 espacios de este tipo.

En España hay más de 600 centros sociales.

En muchas ciudades alemanas e italianas los centros sociales son realidades tan corrientes que las instituciones los han acabado por reconocer, los han dejado de molestar.

Pocas ciudades han sido tan inteligentes, en este sentido, como la ciudad de Nápoles. Allí, la alcaldía, a instancias de la mayor parte de los movimientos sociales de la ciudad, ha establecido un estatuto particular para los centros sociales. Los espacios napolitanos han sido declarados comunes urbanos. Esto quiere decir, sencillamente, que el ayuntamiento los considera entidades legítimas; y a su vez entidades que no son de su competencia.

Un centro social es así un comunal urbano, un espacio sobre el que una parte de la ciudadanía decide tomar posesión, gestionarlo directamente y generar una riqueza que ni el mercado ni ninguna burocracia serían capaces jamás de producir.

El concepto de los comunes es tan poderosamente sugerente como ambiguo. Prueba de ello está en el creciente interés que ha experimentado en los últimos años y en que abarca ámbitos y aspiraciones tan diversas que son, a veces, contrapuestas pero comparten una visión transformadora de la ciudad y la sociedad basada en la cooperación. La presente investigación doctoral se centra en uno de los subgrupos de dichos comunes, el de los comunes urbanos, y tiene como objeto problematizarlos y comprenderlos.

Para ello, tras un exhaustivo marco teórico que nos llevará a conocer las raíces y contradicciones del concepto, proponemos una lectura situada y basada en la práctica. A partir del estudio etnográfico de 29 casos (8 de ellos analizados con exhaustividad) de la Barcelona de principios de siglo XXI confeccionamos 5 hilos discursivos alrededor de sus reivindicaciones, autogestión e institucionalización, relacionalidad, materialidad y espacialidad y tecnología y cultura libres. Es a partir de su análisis donde obtenemos las claves para comprender sus vinculaciones con lo urbano y lo social y, en última instancia, caracterizar el concepto de común urbano para determinar si, efectivamente, pueden ser auténticos motores de transformación urbana, social y económica que den lugar a proponer ciudades y sociedades alternativas más justas.

Commons» showcases over a hundred sharing-related case studies and model policies from more than 80 cities in 35 countries. It witnesses a growing global movement and serves as a practical reference guide for community-based solutions to urgent challenges faced by cities everywhere. This book is a call to action meant to inspire readers, raise awareness, and strengthen the sharing movement worldwide. «Sharing Cities» shows that not only is another world possible — but that much of it is already here.