Autonomía digital y tecnológica

Código e ideas para una internet distribuida

Linkoteca. ecología


La existencia del coche eléctrico no es novedosa. A principios del siglo XX y antes de que el fordismo hubiese mecanizado sus cadenas de producción y popularizado el coche privado de combustión interna, ya existían vehículos eléctricos que funcionaban relativamente bien, con baterías de ferro-niquel o de ácido plomo con autonomías ya cercanas a los 100 km.

Sin embargo, el coche de combustión interna terminó ganando un indiscutible terreno, por capacidad, autonomía, versatilidad y mucha mayor ubicuidad de suministro (la lata de gasolina y el surtidor), cuando la red eléctrica era paupérrima, tenía muy poco alcance y nula capacidad para recargar baterías en cualquier lugar.

De lo que se trata es de entrar en ésta página web del Instituto Nacional de Estadística (INE) y solicitar la exclusión de nuestros datos personales de las copias del censo electoral que se entregan a los partidos políticos para realizar sus envíos postales de propaganda.

Pueden acceder a este servicio totalmente gratuito todas las personas inscritas en el censo electoral, siempre y cuando dispongan de la necesaria clave de identificación electrónica para las relaciones con las Administraciones Públicas. Una de las maneras más ágiles y sencillas de obtener esa identificación es mediante el sistema Cl@ve al que se puede acceder siguiendo los pasos que aparecen aquí

De este modo tan simple y en apenas un par de pasos evitaremos tener que ir echando viajes durante cada campaña electoral del buzón al contenedor azul, que es donde hay que echar la propaganda de papel.

Aunque ojo: no será fácil librarnos definitivamente de ella, pues lo que pretenden ahora los partidos, todos sin excepción (el interés les une), es enviarnos su propaganda por Whatsapp, correo electrónico o directamente al móvil sin necesidad de pedirnos permiso.

Pantallazo del theme Susty WP para WordPress

Delivering WordPress in 7KB 6KB*

This website aims to act as a guide to making WordPress websites more sustainable, and to serve as a practical example of how we can tune our websites and reduce their carbon footprint. The homepage of this website is delivered to your browser with just 6KB of data transfer. This is achieved by its theme, plugins and configuration. As of 2016, the average website data transfer was 2.3MB, making it 393 times bigger than this website!

Durante la segunda mitad del siglo XX, la productividad agrícola se multiplicó por 3-4 y las cosechas, por 6. Las claves para conseguirlo fueron la mecanización, la utilización masiva de insumos de síntesis (fertilizantes y pesticidas que provienen fundamentalmente de combustibles fósiles y de la minería), el incremento del regadío y de la extensión agraria, y el desarrollo de variedades híbridas (semillas seleccionadas homogéneas y muy productivas gracias al uso de pesticidas y abonos), todo lo cual requirió de explotaciones en monocultivo cada vez mayores. Es decir, la alimentación agro-ganadero-silvo-industrial (que vamos a resumir en agroindustrial) es petrodependiente.

Hasta entonces, la agricultura se había adaptado a las condiciones del suelo, clima y plagas de cada zona. Para esto, se optaba por diversificar las semillas y los cultivos (el policultivo). Pero la energía fósil en forma de abonos, pesticidas y maquinaria permitió homogeneizar las condiciones ecosistémicas de distintos lugares pudiendo usarse las mismas variedades híbridas en territorios muy distintos. Además, las consecuencias de la uniformidad (agotamiento del suelo, vulnerabilidad ante plagas) se pudieron esquivar temporalmente usando más derivados del petróleo.

El actual sistema alimentario también quebrará fruto de que la producción de las cosechas es probable que descienda como consecuencia de un conjunto de factores interrelacionados y claves en el sostén de los agrosistemas. Por un lado, el cambio climático disminuirá la productividad vegetal en las zonas intertropicales y en muchas del resto del planeta. Una disminución que ya está comenzando. Entre los factores que influirán en esta disminución estará la menor disponibilidad de agua dulce: el cambio climático causará que muchos acuíferos se salinicen por el aumento del nivel del mar, que se pierdan las reservas de agua helada de los glaciares y, en determinadas regiones, desciendan las precipitaciones y aumente la evaporación. Todo ello con mayores dificultades para acceder a la desalación o al bombeo de agua de grandes profundidades en un contexto de agotamiento general de los acuíferos. Al cambio climático y al agotamiento del agua se añaden la disminución de la fertilidad de la tierra fruto de la sobreexplotación. También la incapacidad de mantener una fertilización mineral como hasta ahora, ya que recursos estratégicos como el fósforo también están dando muestras de agotamiento.

Esto, que parece una chorrada, es el meollo del asunto, ya que es lo que sucede cuando a problemas morales en los que estamos claramente de acuerdo les añadimos una dimensión económica. El efecto fue bien estudiado por Gneezy y Rustichini de la Universidad de California San Diego: al introducir pequeñas multas a los padres que llegaban tarde a recoger a sus niños del colegio, el número de padres que llegaba tarde se multiplicó. Freakonomics lo contaba genial.

Lo que antes era un problema moral (depender de la generosidad del maestro que se queda un rato extra porque tú te retrasas) es de repente una relación económica reglada: esos padres asumían el pago de una cantidad de dinero insignificante (4€/día) por el derecho a poder llegar hasta media hora tarde; ya no es un dilema ético porque el personal del centro sabe que tenemos un trato, así que termino lo que estoy haciendo aunque llegue media hora tarde). Al ponerle precio, nos liberamos del problema moral.

FACUA advierte de que España es el tercer país que más agua embotellada utiliza, pese a que según diferentes estudios el 99,5% del agua de grifo del país es apta para el consumo y saludable. Además, la asociación también se hace eco de las informaciones de la Comisión Europea, que ha hecho público que el consumo de agua de grifo ahorraría más de 600 millones de euros al año a los hogares europeos y reduciría los residuos plásticos.

Even if Amazon optimized solely for consolidation and fuel efficiency, consumers are shopping so often that it makes sustainable, efficient delivery difficult.

Free and fast shipping has always been a Prime membership’s marquee perk — one that’s drawn in over 100 million subscribers who pay $119 annually. A 2017 study by UPS found that nearly all (96%) US customers had made a purchase on a marketplace like Amazon or Walmart, and over half (55%) said free or discounted shipping was the primary reason.

That convenience is encouraging people in the US to buy more, and to make more individual purchases rather than placing a single order for several items.

people aren’t offsetting the traffic to shopping malls and grocery stores by buying online. “The problem is we are still doing both, meaning there are more emissions and more congestion,”

Amazon is only speeding up customers’ options. In addition to free two-day shipping for Prime members, Amazon added free two-hour delivery with a new service, called Prime Now, in 2014, and it increasingly relies on hundreds of thousands of independent contractors with passenger cars to make those deliveries. Amazon’s Flex program, which operates in 50 US cities, is an app-based platform like Uber, but instead of dropping off people, Flex drivers drop off Prime packages or groceries.

Those drivers’ cars are typically smaller than commercial delivery vehicles, so they can’t fit as many packages or complete as many deliveries per tour. They’re taking longer routes, too. “Drivers are going from their home base to a warehouse to your house, and back to their home base. And warehouses are farther than the store you would have gone to,” Goodchild said.

Esta medida no significa el fin inmediato de las bolsas. Todavía se pueden usar las muy gruesas (de más de 50 micras de peso). El foco principal de la norma son las bolsas con menos material: de menos de 50 micras de peso. A partir de ahora, los comercios están obligados a cobrar por ellas.

Tras la fase de cobro, estos productos deben desaparecer del circuito comercial. En 2021 las bolsas deben ser de plástico compostable: esto significa que se degrada a la misma velocidad que el material orgánico con el que se mezcla, produciendo dióxido de carbono, materia inorgánica y biomasa.

…el promedio de búsquedas diarias en Google ““sólo en Google- es de mil millones. Eso supondrí­a un total de 365.000 millones de búsquedas al año. Traducido a la huella ecológica, el motor de búsquedas más utilizado del planeta emite en un año tanto CO2 como 40.515 automóviles en el mismo periodo de tiempo.

Tampoco solemos prestar atención al diseño de las páginas web, que pueden tener un impacto energético mayor o menor. Un diseño sencillo y una tecnologí­a adecuada suponen un menor consumo de energí­a puesto que se requiere menor carga de procesamiento, tanto en el servidor de la página web como en el computador del cliente que consume el servicio; además, requiere menor ancho de banda en la transferencia de la información a través de la red.

¿Cuánto beneficio económico tenemos de no tener compuestos orgánicos volátiles en la vivienda? ¿y de no tener mala calidad del aire? ¿y de no tener ruido en el interior de las viviendas? ¿y por no tener gas radón? ¿y por no emitir CO2?

Cuando pensamos en comprarnos una casa no solo debemos hacerlo desde una mirada simple de cuánto nos cuesta la inversión, lo tenemos que empezar a pensar desde un valor más complejo, cuánto nos va a costar mantenerla y la salud que nos va a proporcionar.