Autonomía digital y tecnológica

Código e ideas para una internet distribuida

Linkoteca. Barcelona


El concepto de los comunes es tan poderosamente sugerente como ambiguo. Prueba de ello está en el creciente interés que ha experimentado en los últimos años y en que abarca ámbitos y aspiraciones tan diversas que son, a veces, contrapuestas pero comparten una visión transformadora de la ciudad y la sociedad basada en la cooperación. La presente investigación doctoral se centra en uno de los subgrupos de dichos comunes, el de los comunes urbanos, y tiene como objeto problematizarlos y comprenderlos.

Para ello, tras un exhaustivo marco teórico que nos llevará a conocer las raíces y contradicciones del concepto, proponemos una lectura situada y basada en la práctica. A partir del estudio etnográfico de 29 casos (8 de ellos analizados con exhaustividad) de la Barcelona de principios de siglo XXI confeccionamos 5 hilos discursivos alrededor de sus reivindicaciones, autogestión e institucionalización, relacionalidad, materialidad y espacialidad y tecnología y cultura libres. Es a partir de su análisis donde obtenemos las claves para comprender sus vinculaciones con lo urbano y lo social y, en última instancia, caracterizar el concepto de común urbano para determinar si, efectivamente, pueden ser auténticos motores de transformación urbana, social y económica que den lugar a proponer ciudades y sociedades alternativas más justas.

In recent years, what has become known as collaborative consumption has undergone rapid expansion through peer-to-peer (P2P) platforms. In the field of tourism, a particularly notable example is that of Airbnb. This article analyses the spatial patterns of Airbnb in Barcelona and compares them with hotels and sightseeing spots. New sources of data, such as Airbnb listings and geolocated photographs are used. Analysis of bivariate spatial autocorrelation reveals a close spatial relationship between Airbnb and hotels, with a marked centre-periphery pattern, although Airbnb predominates around the main hotel axis and hotels predominate in some peripheral areas of the city. Another interesting finding is that Airbnb capitalises more on the advantages of proximity to the main tourist attractions of the city than does the hotel sector. Finally, it was possible to detect those parts of the city that have seen the greatest increase in pressure from tourism related to Airbnb’s recent expansion.

Barcelona city administration has prepared the roadmap to migrate its existing system from Microsoft and proprietary software to Linux and Open Source software.

The City has plans for 70% of its software budget to be invested in open source software in the coming year. The transition period, according to Francesca Bria (Commissioner of Technology and Digital Innovation at the City Council) will be completed before the mandate of the present administrators come to an end in Spring 2019.

For this to be accomplished, the City of Barcelona will start outsourcing IT projects to local small and medium sized enterprises.

The move from Windows to Open Source software according to Bria promotes reuse in the sense that the programs that are developed could be deployed to other municipalities in Spain or elsewhere around the world. Obviously, the migration also aims at avoiding large amounts of money to be spent on proprietary software.

La revolución digital es también la revolución de los datos: La ciudad se ha convertido en un espacio de producción masiva de datos en tiempo real. Y las nuevas tecnologías como el 5G y el internet de las cosas aumentarán esta tendencia: por ejemplo, el 90 % de los datos que generamos hoy día, como ciudad no existían hace tres años. Los datos se consideran como el petróleo del siglo XXI.

El gran reto es entender el valor de los datos como bien común y devolver el control a los ciudadanos. Para responder a este reto, fortalecemos el liderazgo público en la gobernanza de los datos de la ciudad:

entendiendo los datos como una infraestructura urbana, como lo son la red de suministro de agua o de energía;
tratando los datos como un bien común y poniéndolos a disposición de los procesos de innovación social y económica;
protegiendo la privacidad y la soberanía de datos de los ciudadanos.

La Oficina [Open Data Barcelona], que es parte del Plan de Transformación Digital del Ayuntamiento que dirige la Comisionada de Tecnología e Innovación Digital, Francesca Bria, pretende el gobierno público de los datos en un trabajo en tres líneas: captación y almacenamiento, analítica y predicción, y comunicación y difusión. Es decir, el organismo captará información por sus propios medios y sensores pero también los pedirá a compañías que operan en el entorno urbano (telefónicas, energéticas y otras), los analizará y empleará para hacer con mejor tino sus políticas y los podrá a disposición de la ciudadanía, la universidad o quien los requiera.

Una oficina para “remunicipalizar la información” y convertir los datos en lo que son, un bien común.

[Sidewalk Labs] …el modelo urbanístico de Google no está tan lejos del de Blackstone (recuerdo: uno de los grandes imperios inmobiliarios del mundo) pero suma a éste la apropiación de la información, su gestión y su uso. Es decir, ya no sólo se trata de privatizar el espacio público, sino los datos que se generan en él (y en los espacios privados de cada familia y empresa que habite el barrio).