Autonomía digital y tecnológica

Código e ideas para una internet distribuida

Qué significa que el código de GitHub no esté en GitHub

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por
Hace unos días Jorge escribía en el blog de Ecosistema Urbano sobre las capacidades de GitHub como plataforma de colaboración que trasciende los proyectos de desarrollo de software. Como explica Jorge en el post, git es un sistema de control de versiones que fue inicialmente diseñado para el desarrollo colaborativo de software. Su potencial radica precisamente en que es distribuido, al contrario que otros sistemas de este tipo. Cuando se usa git para un desarrollo cada programador tiene en su máquina una copia completa de todo el código, que comparte con el resto mediante una serie de órdenes. Como cualquier sistema distribuido, en los desarrollos que usan git ninguno de los nodos implicados es imprescindible, no hay centro y periferia.

Lógica distribuida para la autoorganización ciudadana

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por
El título de este post es también el de un artículo que la organización Cibervoluntarios me pidió para publicar en su plataforma Empodera, y que además han publicado en el libro Ciberoptimismo, conectados a una actitud, en versión española e inglesa. El libro es la edición de 2013 de la compilación anual que Empodera publica desde 2009 sobre innovación social y empoderamiento ciudadano. Ha sido un placer colaborar con ellos desde el momento que me contactaron para colaborar, hasta el momento en el que he recibido las dos copias del libro por correo postal. Un gran detalle por parte de Cibervoluntarios, que sabe agradecer el trabajo de sus colaboradores. El libro Ciberoptimismo, conectados a una actitud se puede descargar en formato PDF (3,3 MB).

Infraestructuras digitales para las prácticas urbanas distribuidas. Charla en #OPENMadrid 2013

Imago voragine.net
• Por
La lógica distribuida lleva tiempo aplicándose a multitud de contextos y sistemas tradicionalmente centralizados, entre ellos el urbano, cambiando la topología centro periferia. La reducción de dependencias económicas, sociales, culturales o energéticas, es una consecuencia directa, gracias a la distribución de servicios y recursos, así como la perdida de control del antiguo centro del sistema: un nodo más en el esquema distribuido. Las nuevas redes de hospitalidad (como Couchsurfing), las de transporte (como Blablacar), o las de financiación (como cualquier plataforma de crowdfunding) siguen un funcionamiento distribuido, y es evidente que han modificado las prácticas urbanas, eliminando dependencias que el ciudadano solía tener. En definitiva ahora son posibles nuevas maneras de vivir la ciudad. Podríamos decir que estos sistemas construyen un espacio urbano más inclusivo. En la charla "Infraestructuras digitales para las prácticas urbanas distribuidas" analizaremos estas redes y los espacios digitales que las soportan.

Material de mi presentación “Cómo elegir casero digital” en Think Cities

Imago voragine.net
• Por
El pasado lunes 10 de junio, Domenico Di Siena me invitó a hablar en Think Cities. Llamé a la sesión Cómo elegir casero digital, a raíz de una reciente experiencia personal de la que he aprendido mucho. Durante la sesión conté cómo en internet somos inquilinos, raramente propietarios, y repasé rápidamente cómo está organizada la propiedad en internet. Luego hablamos de cómo nos afecta esta condición de estar siempre utilizando espacios digitales privados y ajenos, y de cómo se puede lograr tener un espacio público equivalente teniendo en cuenta este escenario. Aunque cada uno de los espacios que conforma internet es privado, la conexión que se establece entre ellos puede no serlo, en función cómo se haga. Para que exista espacio público equivalente, esta conexión tiene que tener un funcionamiento distribuido, pero también estar soportada por una infraestructura distribuida: protocolos de comunicación basados en estándares abiertos, software libre y conocimiento libre.

El espacio público no existe en internet: comunicación para Equiciudad 2012

Imago voragine.net
• Por
Éste es el artículo que presenté al Congreso Equiciudad 2012 con el título El espacio público no existe en internet. Hacia un espacio público equivalente. Previamente he publicado el resumen de la comunicación y la presentación que utilicé en el congreso para contar las ideas del artículo. Este texto esboza una representación del espacio digital para tratar de entender cómo funciona. Posteriormente analiza la importancia de consolidar un reflejo en internet del espacio público, y describe las condiciones necesarias para que un espacio digital pueda considerarse espacio público equivalente.

Presentación en Equiciudad 2012: El espacio público no existe en internet

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por
El viernes 14 de diciembre presentaré la comunicación para el congreso Equiciudad 2012: El espacio público no existe en internet. Ya publiqué en el blog el resumen de la comunicación y pronto publicaré el texto completo. Publico ahora el material que utilizaré para la presentación y algunas ideas.

El espacio público no existe en internet. Resumen

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por
¿Dónde situar el espacio público en internet? Ese lugar de encuentro e intercambio que, en condiciones ideales, es un colchón social para la ciudad. Cualquier espacio digital tiene un dueño que decide desde el momento de su ideación, cómo usarlo, y que llegado el momento puede desconectarlo.

Razón y ser de la programación abierta y distribuida, sesión en #thinkcommons

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por
Enlazo el vídeo y la presentación de la sesión que di dentro de las jornadas Thinkcommons el miércoles 25 de enero de 2012 sobre los modos de hacer de las comunidades de desarrollo de software libre, valores hacker; y el papel del software libre y toda esta filosofía en el contexto de la nube, en el que además del control sobre el software, es importante el control sobre nuestros datos. El hilo conductor de la sesión la saqué del artículo La colaboración en el desarrollo del software libre, publicado en 2005 por Enric Senabre.