Autonomía digital y tecnológica

Código e ideas para una internet distribuida

Ecología, software libre y Ciudad Escuela. Sesión de Ecología a debate

Imago voragine.net
• Por
Ecología a debate es un ciclo de sesiones para abordar colectivamente temas entre la ecología y la arquitectura. Las llevan organizando Iñaki Alonso y Ana González, de la Asociación Ecómetro, desde el año 2012. El pasado 3 de febrero participé en la sesión dedicada a debatir sobre las relaciones entre software libre y ecología. Además conté el proyecto Ciudad Escuela y el sistema de reconocimiento de aprendizajes no reglados basado en los Open Badges que usamos en él.

Ciudad relacional: espacios comunes barnizados de matices quechuas y prácticas hacker

Bernardo Gutiérrez explica, en el artículo La ciudad de todos frente a la ciudad neoliberal, qué son los bienes relacionales y cómo configuran nuevos “espacios comunes”, que no son ni privados ni públicos, que proporcionan una seguridad y un buen vivir a los que los construyen y los habitan, y que combinan modos de hacer ancestrales de la cultura quechua con otros trasladados de la cultura hacker:

Los bienes relacionales están profundamente relacionados a los espacios. A los espacios compartidos, a los espacios relacionales, a los espacios en red. Y encajan con el concepto de ciudad relacional que baraja la jurista María Naredo. Un modelo de ciudad relacional, fraguado con lazos intersubjetivos, tejido con capas de afectos: «el modelo ‘relacional’ propone formas de seguridad basadas en el encuentro, la relación y el diálogo. La seguridad, en el modelo relacional, pasa sobre todo por recrear el lazo social. No vaciar la calle, sino todo lo contrario: repoblarla de relaciones de vecindad, de buena vecindad también entre desconocidos. Para así poder confiar en que alguien nos va a echar una mano si nos ocurre algo en el espacio público, la vecina del quinto o el tendero de abajo».

Los pensadores Antonio Negri y Michael Hardt consideran que la ciudad es a la multitud lo que la fábrica era para la clase obrera. La ciudad es un espacio común donde la multitud fragua su invención biopolítica. Y donde los bienes relacionales, barnizados con matizes quechuas y con las prácticas colectivas de la ética hacker, fluyen desconfigurando el miedo.

Sobre la falta de transparencia en los presupuestos de las grandes infraestructuras

Con motivo de la polémica en torno a las obras de ampliación del Canal de Panamá, El País publica un artículo sobre los sobrecostes en las obras de las grandes infraestructuras urbanas. Sólo con la declaración de Willie Brown, exalcalde de San Francisco, queda todo dicho:

“En el mundo de los proyectos cívicos, el primer presupuesto es en realidad una especie de anticipo. Si la gente supiera el coste real desde el principio, nunca se aprobaría nada. La idea es empezar. Ponerse a hacer un agujero tan grande que ya no hay otro remedio más que traer el dinero necesario para taparlo.” Con esas palabras intentaba explicar el porqué del incremento del presupuesto del ambicioso Transbay Terminal, un proyecto que aúna un intercambiador de transporte público con edificios de oficinas cuyo coste se ha disparado por encima de los 300 millones de dólares (221 millones de euros).

Un estudio de la Universidad de Oxford estudió en 2009 los últimos setenta años de abras en veinte países, demuestrando que «el 90% de los proyectos no consiguió cumplir el presupuesto y casualmente la desviación era siempre al alza»:

Nuestra investigación muestra que la principal causa del exceso de costes es la subestimación de costes durante la planificación del proyecto. Y las principales causas de esa subestimación son: el optimismo y la tergiversación estratégica.

El optimismo no es deliberado. Una estimación de costes optimista es baja, lo que lleva a los excesos de costes posteriores. La tergiversación estratégica es deliberada y se hace para que los proyectos se vean bien sobre el papel, para obtener la aprobación y la financiación.

Cuando el sobrecoste forma parte del plan, El País, 3 de febrero de 2014.

Infraestructuras digitales para las prácticas urbanas distribuidas. Charla en #OPENMadrid 2013

Imago voragine.net
• Por
La lógica distribuida lleva tiempo aplicándose a multitud de contextos y sistemas tradicionalmente centralizados, entre ellos el urbano, cambiando la topología centro periferia. La reducción de dependencias económicas, sociales, culturales o energéticas, es una consecuencia directa, gracias a la distribución de servicios y recursos, así como la perdida de control del antiguo centro del sistema: un nodo más en el esquema distribuido. Las nuevas redes de hospitalidad (como Couchsurfing), las de transporte (como Blablacar), o las de financiación (como cualquier plataforma de crowdfunding) siguen un funcionamiento distribuido, y es evidente que han modificado las prácticas urbanas, eliminando dependencias que el ciudadano solía tener. En definitiva ahora son posibles nuevas maneras de vivir la ciudad. Podríamos decir que estos sistemas construyen un espacio urbano más inclusivo. En la charla "Infraestructuras digitales para las prácticas urbanas distribuidas" analizaremos estas redes y los espacios digitales que las soportan.

El espacio público no existe en internet. Resumen

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por
¿Dónde situar el espacio público en internet? Ese lugar de encuentro e intercambio que, en condiciones ideales, es un colchón social para la ciudad. Cualquier espacio digital tiene un dueño que decide desde el momento de su ideación, cómo usarlo, y que llegado el momento puede desconectarlo.

Arquitectura de Búnkeres

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por Enlace permanente

Grupo de flickr sobre bunkers de la Segunda Guerra Mundial. En el mapa del grupo se puede ver que hubo bunkers desde Canarias hasta Islandia. Según el mapa no hay ningún bunker de esta guerra en la Península Ibérica.

Una “geografía de hormigón” pensada para dominar o ser dominado, creía el filósofo francés Paul Virilio, izquierdista, cristiano, radical y preocupado siempre por el poder destructivo de las nuevas tecnologías. A Virilio le fascinó desde niño el paisaje de la costa atlántica, “salpicado de esas construcciones de guerra rotundas y amenazantes” Supo pronto que aquella muralla megalítica decía mucho sobre el poder, el hombre y el territorio. Con su cámara inventarió todo aquello, y escribió en 1975 el libro de referencia en la materia, Bunker archeology. Cazadores de búnkeres en EPS.

Tiendas donde se vende ciudad

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por Enlace permanente

En el viaje que realizó a Pekín el pasado diciembre quedó fascinado con El Nido, el estadio olímpico chino diseñado por los suizos Herzog & De Meuron. Quizá fue por eso, porque quiere algo igual para la candidatura olímpica de Madrid para 2016, pero el caso es que Alberto Ruiz-Gallardón se plantea ahora derribar casi por completo el estadio de La Peineta para construir uno nuevo sobre sus cimientos. Visto en El País Madrid.

El alcalde de Madrid recorre las ciudades del mundo como si de tiendas se tratase en busca de nuevos edificios y complejos para su ciudad, Madrid, igual que los consumidores domésticos se van de tiendas para decorar o remodelar su casa. Póngame cuarto de kilo de estadio, por favor.

La propiedad de las fachadas

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por Enlace permanente

bonjour Tristesse -- Berlín -- Alvaro SizaLa reciente remodelación de un edificio del siglo XIX en la calle Campoamor de Madrid en la que el artista Babiloni ha pintado toda la fachada con un estilo semejante al grafiti plantea el debate sobre la propiedad de las fachadas. Diego Fullaondo lanza el debate en su artículo Arquitecturas de contraataque en soitu y lo compara con la polémica que envolvió a un edificio de Siza en Kreuzberg, donde alguien hizo una pintada xenófoba que permanece aunque el arquitecto puso todos los medios para eliminarla. ¿A quién pertenecen las fachadas? ¿Al arquitecto como autor, a los propietarios, a los ciudadanos?