Autonomía digital y tecnológica

Código e ideas para una internet distribuida

Ecología, software libre y Ciudad Escuela. Sesión de Ecología a debate

Imago voragine.net
• Por
Ecología a debate es un ciclo de sesiones para abordar colectivamente temas entre la ecología y la arquitectura. Las llevan organizando Iñaki Alonso y Ana González, de la Asociación Ecómetro, desde el año 2012. El pasado 3 de febrero participé en la sesión dedicada a debatir sobre las relaciones entre software libre y ecología. Además conté el proyecto Ciudad Escuela y el sistema de reconocimiento de aprendizajes no reglados basado en los Open Badges que usamos en él.

La responsabilidad de los emisores de Open Badges

En El Diario, Pau Llop entrevista a Erin Knight, responsable de los Open Badge de la Mozilla Foundation. Un fragmento interesantes sobre la responsabilidad de los emisores de Open Badge, a tener en cuenta en Ciudad Escuela:

Mediante el uso de una infraestructura compartida, podemos verificar fácilmente las insignias para asegurarnos de que un emisor emitió realmente una insignia concreta y que no fue simplemente copiada del sitio o perfil de otro usuario con esa misma insignia. Así que nuestra tecnología incluye de serie una validación de bajo nivel. Sin embargo, la insignia no tiene sentido sin algo detrás de ella: aprendizaje, logros reales y alguna forma de evaluación. Cada emisor de insignias debe diseñar buenas experiencias de aprendizaje y evaluaciones sobre las que se puedan emitir ‘badges’, así que está en la mano del emisor poner controles y equilibrios para frenar las trampas y garantizar que sus insignias son representativas de lo que dicen ser.

Erin Knight: “Las insignias virtuales serán más eficaces que el CV para encontrar empleo”, blog Colaboratorio de El Diario.

Me parece muy importante esta concepción de validación “de bajo nivel” de la que habla Erin. La tecnología Open Badge es segura por cómo está diseñada y construida, con un sistema de validación de las insignias que pasa por el servidor y el dominio del emisor. Erin enfatiza en la entrevista que la validez y la autenticidad de los badges depende en última instancia de la calidad del programa educativo y de los mecanismos de evaluación del emisor, que es en última instancia la validación “de alto nivel”.

Ciudad relacional: espacios comunes barnizados de matices quechuas y prácticas hacker

Bernardo Gutiérrez explica, en el artículo La ciudad de todos frente a la ciudad neoliberal, qué son los bienes relacionales y cómo configuran nuevos “espacios comunes”, que no son ni privados ni públicos, que proporcionan una seguridad y un buen vivir a los que los construyen y los habitan, y que combinan modos de hacer ancestrales de la cultura quechua con otros trasladados de la cultura hacker:

Los bienes relacionales están profundamente relacionados a los espacios. A los espacios compartidos, a los espacios relacionales, a los espacios en red. Y encajan con el concepto de ciudad relacional que baraja la jurista María Naredo. Un modelo de ciudad relacional, fraguado con lazos intersubjetivos, tejido con capas de afectos: «el modelo ‘relacional’ propone formas de seguridad basadas en el encuentro, la relación y el diálogo. La seguridad, en el modelo relacional, pasa sobre todo por recrear el lazo social. No vaciar la calle, sino todo lo contrario: repoblarla de relaciones de vecindad, de buena vecindad también entre desconocidos. Para así poder confiar en que alguien nos va a echar una mano si nos ocurre algo en el espacio público, la vecina del quinto o el tendero de abajo».

Los pensadores Antonio Negri y Michael Hardt consideran que la ciudad es a la multitud lo que la fábrica era para la clase obrera. La ciudad es un espacio común donde la multitud fragua su invención biopolítica. Y donde los bienes relacionales, barnizados con matizes quechuas y con las prácticas colectivas de la ética hacker, fluyen desconfigurando el miedo.

Badges digitales: reconocimiento y certificación de aprendizaje para Ciudad Escuela

Imago voragine.net
• Por
Desde hace unos meses colaboro en el proyecto Ciudad Escuela, un espacio de aprendizaje con la ciudad como escenario pedagógico, un lugar donde organizar e intercambiar lo aprendido en diferentes experiencias auto-organizadas de acción urbana que se desarrollan en Madrid. La construcción de estos procesos urbanos se fundamenta en un conocimiento colectivo y distribuido que se va transfiriendo entre personas, entre proyectos, y aplicando a diferentes lugares. En cualquier caso escapa a los sistemas tradicionales de reconocimiento y certificación de lo aprendido. Por esta razón en Ciudad Escuela hemos incorporado los badges digitales como sistema de reconocimiento y certificación.