Autonomía digital y tecnológica

Código e ideas para una internet distribuida

Analizando las libertades de los espacios digitales que frecuentas

Imago voragine.net

Hace poco más de un mes los propietarios de CDMon decidieron impedir el acceso a sus servidores a usuarios que se encontrasen fuera de España. Todo el que intentó acceder a su espacio desde una IP no española, como yo, se dio con el firewall en las narices.

En internet se puede ser propietario, pero lo más corriente es estar de alquiler o de visita en espacios donde es el dueño el que decide qué libertades tenemos y cuándo dejamos de tenerlas. Como dice Richard Stallman, “Lo que hacemos en la red, lo hacemos mientras nos lo permiten.

Al contrario que en el espacio urbano, en los espacios digitales los usuarios no tienen derechos, como explica Stallman, por lo que es importante asegurarse un grado de control suficiente que permita habitarlos con autonomía. O si esto no es posible, al menos ser conscientes de a qué libertades renunciamos en cada espacio.

Para ello sería útil disponer de una especie de metodología para analizar cuantitativa y cualitativamente las libertades de los espacios digitales, un conjunto de parámetros e indicadores que nos permita saber qué control tenemos en cada espacio que frecuentamos.

Cuantificando las libertades, parametrizando la autonomía

Hace más de un año que colaboro en el proyecto Ecometro, en el desarrollo de una herramienta de código abierto para la medición del nivel de ecología en proyectos de arquitectura. Ahora estamos desarrollando la aplicación web para que cualquiera evalúe sus proyectos; la web trabaja con un conjunto de parámetros ponderados que el estudio Satt ecoarquitectura, promotor e impulsor del proyecto, lleva años estudiando.

Para los espacios digitales necesitamos algo así. Tras buscar y no encontrar, he hecho un primer borrador con parámetros y algunas ideas a tener en cuenta para evaluar la autonomía en un espacio digital.

Calidad de las libertades de los espacios digitales

Las libertades pueden ser de dos tipos: fuertes y débiles. Una libertad débil está en manos del propietario del espacio digital, que puede decidir cuándo, cómo o desde dónde se ejerce. Una libertad fuerte es inherente al espacio digital, y puede ser ejercida por cualquier usuario sin condición alguna. A la libertad fuerte la llamaremos libertad, a secas; a la libertad débil la llamaremos libertad condicionada.

Cada una de las libertades que un espacio digital debe tener para ser considerado libre puede darse sin condiciones, existir condicionada, o no existir. Por ejemplo, la libertad de acceso a los resultados de una búsqueda en Google está condicionada a la ubicación geográfica del usuario, ya que hay países en los que Google censura por distintos motivos.

Parámetros sobre los datos

Qué tratamiento se da a los datos personales del usuario y del contenido introducido por éste.

  • Licencia de contenidos. Qué licencias puede usar el usuario para su contenido: Copyright, Creative Commons, Copyleft…
  • Portabilidad. Qué mecanismos de importación y exportación de datos permite la aplicación: protocolos de comunicación estándares, API…
  • Lugar de almacenamiento. Dónde se almacena el contenido y los datos de usuario: en un servidor del usuario, en uno del propietario, en qué país está…

Parámetros sobre el código.

Se parte de las cuatro libertades definidas por la Free Software Foundation para saber si un software es libre o no.

  • Ejecución del código. Esta libertad la cumplen todos las aplicaciones aunque no siempre de manera permanente y universal. Es el ejemplo más claro de libertad condicionada: hay situaciones en las que se interrumpe la capacidad de los usuarios de acceso a la aplicación temporalmente o desde determinadas ubicaciones.
  • Acceso y modificación del código. De nuevo en los espacios digitales, esta libertad suele estar condiconada o limitada: muchas aplicaciones web no permiten conocer el código pero sí comunicarse con él, a través de una API, y modificar su comportamiento.
  • Capacidad para replicar el código de la aplicación y compartir el código modificado. En el contexto de las aplicaciones web viene a ser equivalente a poder instalar y ejecutar la aplicación en un servidor propio.

Si alguien tiene sugerencias sobre otros parámetros a incluir, o referencias de otros proyectos que hayan trabajado en esta línea, podéis usar los comentarios.

No hay comentarios

Dejar un comentario

*
*

 

Un trackback