Autonomía digital y tecnológica

Código e ideas para una internet distribuida

Investigar sin darse cuenta: archivos personales

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por
Este post es parte de la serie Investigación colaborativa, divertida, barata, transmedia. Otras formas de entender la investigación, publicada a modo de cruce de posts entre numeroteca.org y voragine.net. Este trabajo se enmarca dentro de un estudio sobre Investigación en red coordinado por Mayo Fuster Morell parte de un proyecto más amplio sobre Juventud, Internet y Politica bajo la dirección de Joan Subirats en el marco del grupo IGOPnet.cc, con la colaboración de Montera34, para la Fundación Museo Reina Sofía sobre adolescencia y juventud.A principios de julio de 2012, Lorenzo Barnó me contactó para avisarme de que estaba abierto el call for papers de la edición 2012 del congreso Equiciudad, animándome a presentar una comunicación. Hasta ese momento nunca había presentado una comunicación para un congreso, ni siquiera había asistido a uno. Pensé en asistir y presentar un comunicación tras valorar el potencial de compartir dos días con un grupo numeroso de gente interesada en los mismos temas que yo, conociendo iniciativas y proyectos contados por sus creadores. Sin embargo dudé bastante por la inversión de tiempo y dinero que requerían únicamente dos días. Finalmente decidí enviar una comunicación que fue aceptada y asistí al congreso.Para escribir el texto tuve muchas conversaciones con gente de mi entorno. Esto me llevó a pensar que probablemente el resto de participantes habría hecho lo mismo, y que sería interesante poder participar en esas conversaciones, entrar en contacto con el resto de participantes antes del inicio del congreso. Así el congreso no se limitaría a dos días frenéticos en los que falta tiempo para hablar con todo el mundo.

Diseño colaborativo: abriendo el proceso de diseño

Imago voragine.net
• Por

El título de esta entrada es también el de un artículo que escribí por encargo de mi amigo Carlos Jiménez para el número 12 de la revista MasD, de la que es editor.

El artículo, Diseño colaborativo: abriendo el proceso de diseño, explica lo que desde nuestra práctica entendemos como proceso de diseño colaborativo, algunas nociones de cómo llevarlo a cabo y qué ventajas puede tener sobre modelos más tradicionales. El artículo es una destilación de lo que hemos aprendido investigando y experimentando en el estudio de diseño y desarrollo web montera34, desde que lo pusimos en marcha allá por 2004, Juan López-Aranguren, Ruben Lorenzo, Pablo Rey y yo.

Resumen: Frente a las formas tradicionales de organizar el proceso de diseño se pueden plantear nuevos esquemas más flexibles que desdibujan la separación entre cliente y diseñador. Los procesos de trabajo colaborativo facilitan la comunicación entre las distintas partes implicadas a cambio de debilitar las barreras de conocimiento de los distintos expertos, incluidos los diseñadores. Por otra parte, las nuevas tecnologías, al tiempo que facilitan la comunicación y el intercambio de conocimiento, también permiten al diseñador acceder a un amplio catálogo de soluciones disponibles, modificando por completo el entorno en el que desarrolla su trabajo y relativizando la importancia de la originalidad en el proceso de diseño. En este nuevo paradigma, la gestión del conocimiento creado colectivamente (procomún) y la comunicación con el cliente pasan a ser habilidades imprescindibles para llevar a buen fin cualquier proceso de diseño.