Autonomía digital y tecnológica

Código e ideas para una internet distribuida

Espacios autónomos de experimentación e investigación

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por
Este post es parte de la serie Investigación colaborativa, divertida, barata, transmedia. Otras formas de entender la investigación, publicada a modo de cruce de posts entre numeroteca.org y voragine.net. Este trabajo se enmarca dentro de un estudio sobre Investigación en red coordinado por Mayo Fuster Morell parte de un proyecto más amplio sobre Juventud, Internet y Politica bajo la dirección de Joan Subirats en el marco del grupo IGOPnet.cc, con la colaboración de Montera34, para la Fundación Museo Reina Sofía sobre adolescencia y juventud. La cantidad de datos disponible públicamente en internet es actualmente abrumadora. Administraciones y otras instituciones liberan las bases de datos que antes guardaban con celo, animadas por un nuevo espíritu de transparencia. Medios de comunicación y universidades digitalizan sus hemerotecas, bibliotecas y archivos para conseguir visibilidad. Millones de archivos personales son alimentados a diario gracias a la democratización de las herramientas de producción de contenido. La disponibilidad de estos datos ha hecho proliferar herramientas para ordenarlos, analizarlos, filtrarlos y remezclarlos. En torno a un puñado de datos y a unas cuantas herramientas para tratarlos se juntan comunidades o redes de personas interesadas en sacarles partido, constituyendo espacios de investigación colectiva. Nada nuevo, el grupo de investigación de una universidad es eso, el departamento de I+D de una empresa es eso. Lo que sí es novedoso es una capacidad generalizada de la ciudadanía para poner en marcha estos espacios de experimentación de manera autónoma, en una especie de Do It Yourself o Do It With Others de la investigación.

Gráfico sobre la vida útil de los objetos: influencia de la democratización de los medios de producción y la inteligencia colectiva

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por
El siguiente textito lo escribí a raíz de un encargo para definir "Mercado de obsoletos" como término a incluir en un glosario que hasta dónde yo sé nunca llegó a ver la luz. Originalmente fue publicado en el blog de Obsoletos. Gráfico sobre la vida útil de los objetos, y las fuerzas que infuyen en ella.