Autonomía digital y tecnológica

Código e ideas para una internet distribuida

Diseñando palabras

Imago voragine.net
[actualizado el ]

Es evidente que el diseño ha cambiado desde la aparición de Internet. No es lo mismo diseñar para mostrar información en un medio físico, impreso, que en uno digital. Cada soporte ofrece unas limitaciones que dan como resultado una estética. La principal diferencia entre lo analógico y lo digital es el espacio que una información ocupa. Al no estar asociada a ningún soporte físico, la información en Internet no tiene por qué ser única y se puede repetir indefinidamente. Por la misma razón puede estar dentro de varias clasificaciones a la vez.

En la reseña del libro Todo es misceláneo de David Weinberg de la Gazetta de Manfatta , Neus Arqués resume el ejemplo dado en el libro para explicar esto:

…Weinberg ilustra la diferencia analógica-digital contrastando el funcionamiento de una biblioteca (un espacio posible para cada libro) con el de Amazon.com, donde un libro puede aparecer en múltiples categorías en función, entre otras cosas, de las reseñas publicadas por los usuarios.

Weinberg concluye que en la sociedad digital, donde una información puede “aparecer” en distintos sitios a la vez, es ineficiente pensar en una clasificación universal dirigida por un solo individuo /institución. Nadie da ya al abasto. El corolario de esta realidad es que las personas o instituciones “filtro”, que deciden qué se clasifica y dónde, qué se comunica y cómo, están en declive.

Dentro de este nuevo desorden no tiene sentido una única clasificación o unas pocas personas que clasifiquen. Primero por su salud mental. Segundo porque estaríamos desaprovechando la capacidad de construcción colectiva que ofrece la emancipación de la información de los soportes. Cada vez más la reclasificación de lo existente es vista como creción de nuevo contenido.

En la entrevista a Manfatta en alzado.org se entiende que esta empresa se dedica a diseñar palabras.

¿Qué papel juega en este panorama el diseño y los diseñadores? ¿Tiene sentido seguir centrando únicamente los esfuerzos en la estética y la usabilidad? ¿Es útil y rentable pensar en términos de diseño cerrado, que no pueda evolucionar?

Un comentario

    • Por Neus

    En Manfatta somos conscientes de que un buen diseño es crítico para la correcta transmisión de los mensajes que escribimos. Por eso agradecemos tu reflexión, a la que nos sumamos. Un cordial saludo desde Barcelona.

Dejar un comentario

*
*

 

No hay trackbacks