Autonomía digital y tecnológica

Código e ideas para una internet distribuida

Linkoteca. Archivo de navegación


“Esta es la mejor época de la historia de la humanidad para ser un buscador del conocimiento”, dice David Weinberger. Sin embargo, advierte que, “también es la mejor época de la historia de la humanidad para ser un idiota”. En su charla sobre Conocimiento y democracia, Weinberger observa las maneras en las que Internet ha cambiado cómo accedemos al conocimiento y cómo ha transformado su estructura. El conocimiento tenía en el papel su principal medio: fijado, inmutable y desconectado de la misma manera que un libro está separado de los demás. “Ahora el conocimiento se ha convertido en una red”, dice, y ha tomado las propiedades de la red: “es inclusivo, hiperconectado, suelto, nunca fijado y siempre sujeto a discusión”. Estas fortalezas y debilidades llevan consigo una nueva capacidad del conocimiento para crecer hasta límites insospechados. Por otro lado, Weinberguer señala que el conocimiento se enfrenta también a retos terribles, a las “cámaras de eco” en las que personas que piensan de manera similar hablan sin enfrentarse a puntos de vista opuestos,. Estas cámaras de eco surgen, en su opinión, no sólo por las debilidades humanas, sino por la naturaleza de la conversación y la compresión de sí mismas. Esto significa que no hay soluciones fáciles a la forma en la que la Red está fracturando el discurso. Será necesaria la educación y la voluntad de escuchar las voces de los más vulnerables.

Compartir