Autonomía digital y tecnológica

Código e ideas para una internet distribuida

El crowdfunding no sólo sirve para obtener financiación

Comenta Enrique Dans por qué no perjudica que gente que no necesita dinero, millonarios incluso, utilice las plataformas de crowdfunding para sus proyectos: “el crowdfunding no es un juego de suma cero, de manera que el hecho de que haya proyectos de un tipo no impide que aparezcan otros”.

Más sobre el concepto suma cero, procedente de la Teoría de Juegos:

un juego de suma cero describe una situación en la que la ganancia o pérdida de un participante se equilibra con exactitud con las pérdidas o ganancias de los otros participantes.

La suma cero es un caso especial del caso más general de suma constante donde los beneficios y las pérdidas de todos los jugadores suman el mismo valor, porque se gana exactamente la cantidad que pierde el oponente.

Diseño colaborativo: abriendo el proceso de diseño

Imago voragine.net
• Por

El título de esta entrada es también el de un artículo que escribí por encargo de mi amigo Carlos Jiménez para el número 12 de la revista MasD, de la que es editor.

El artículo, Diseño colaborativo: abriendo el proceso de diseño, explica lo que desde nuestra práctica entendemos como proceso de diseño colaborativo, algunas nociones de cómo llevarlo a cabo y qué ventajas puede tener sobre modelos más tradicionales. El artículo es una destilación de lo que hemos aprendido investigando y experimentando en el estudio de diseño y desarrollo web montera34, desde que lo pusimos en marcha allá por 2004, Juan López-Aranguren, Ruben Lorenzo, Pablo Rey y yo.

Resumen: Frente a las formas tradicionales de organizar el proceso de diseño se pueden plantear nuevos esquemas más flexibles que desdibujan la separación entre cliente y diseñador. Los procesos de trabajo colaborativo facilitan la comunicación entre las distintas partes implicadas a cambio de debilitar las barreras de conocimiento de los distintos expertos, incluidos los diseñadores. Por otra parte, las nuevas tecnologías, al tiempo que facilitan la comunicación y el intercambio de conocimiento, también permiten al diseñador acceder a un amplio catálogo de soluciones disponibles, modificando por completo el entorno en el que desarrolla su trabajo y relativizando la importancia de la originalidad en el proceso de diseño. En este nuevo paradigma, la gestión del conocimiento creado colectivamente (procomún) y la comunicación con el cliente pasan a ser habilidades imprescindibles para llevar a buen fin cualquier proceso de diseño.

Lógica distribuida para la autoorganización ciudadana

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por
El título de este post es también el de un artículo que la organización Cibervoluntarios me pidió para publicar en su plataforma Empodera, y que además han publicado en el libro Ciberoptimismo, conectados a una actitud, en versión española e inglesa. El libro es la edición de 2013 de la compilación anual que Empodera publica desde 2009 sobre innovación social y empoderamiento ciudadano. Ha sido un placer colaborar con ellos desde el momento que me contactaron para colaborar, hasta el momento en el que he recibido las dos copias del libro por correo postal. Un gran detalle por parte de Cibervoluntarios, que sabe agradecer el trabajo de sus colaboradores. El libro Ciberoptimismo, conectados a una actitud se puede descargar en formato PDF (3,3 MB).

Infraestructuras digitales para las prácticas urbanas distribuidas. Charla en #OPENMadrid 2013

Imago voragine.net
• Por
La lógica distribuida lleva tiempo aplicándose a multitud de contextos y sistemas tradicionalmente centralizados, entre ellos el urbano, cambiando la topología centro periferia. La reducción de dependencias económicas, sociales, culturales o energéticas, es una consecuencia directa, gracias a la distribución de servicios y recursos, así como la perdida de control del antiguo centro del sistema: un nodo más en el esquema distribuido. Las nuevas redes de hospitalidad (como Couchsurfing), las de transporte (como Blablacar), o las de financiación (como cualquier plataforma de crowdfunding) siguen un funcionamiento distribuido, y es evidente que han modificado las prácticas urbanas, eliminando dependencias que el ciudadano solía tener. En definitiva ahora son posibles nuevas maneras de vivir la ciudad. Podríamos decir que estos sistemas construyen un espacio urbano más inclusivo. En la charla "Infraestructuras digitales para las prácticas urbanas distribuidas" analizaremos estas redes y los espacios digitales que las soportan.

Material de mi presentación “Cómo elegir casero digital” en Think Cities

Imago voragine.net
• Por
El pasado lunes 10 de junio, Domenico Di Siena me invitó a hablar en Think Cities. Llamé a la sesión Cómo elegir casero digital, a raíz de una reciente experiencia personal de la que he aprendido mucho. Durante la sesión conté cómo en internet somos inquilinos, raramente propietarios, y repasé rápidamente cómo está organizada la propiedad en internet. Luego hablamos de cómo nos afecta esta condición de estar siempre utilizando espacios digitales privados y ajenos, y de cómo se puede lograr tener un espacio público equivalente teniendo en cuenta este escenario. Aunque cada uno de los espacios que conforma internet es privado, la conexión que se establece entre ellos puede no serlo, en función cómo se haga. Para que exista espacio público equivalente, esta conexión tiene que tener un funcionamiento distribuido, pero también estar soportada por una infraestructura distribuida: protocolos de comunicación basados en estándares abiertos, software libre y conocimiento libre.

Sentenc, contrato con uno mismo para evitar que el correo electrónico se convierta en un sumidero de tiempo

Imago voragine.net
• Por
Llevo tiempo pensando en usar sentenc en mis correos electrónicos, desde que Francesco me lo descubrió. Según lo entiendo, Sentenc es un contrato con uno mismo para no enviar correos infumablemente largos. Consiste en una pequeña nota que se incluye en el pie del correo y que avisa al destinatario de que el remitente responde siempre con un número predeterminado de frases: dos, tres, cuatro o cinco, según el contrato que se escoja, expresando cada idea como si estuviese usando SMS o twitter.

Presentación en Equiciudad 2012: El espacio público no existe en internet

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por
El viernes 14 de diciembre presentaré la comunicación para el congreso Equiciudad 2012: El espacio público no existe en internet. Ya publiqué en el blog el resumen de la comunicación y pronto publicaré el texto completo. Publico ahora el material que utilizaré para la presentación y algunas ideas.

Identidades personales e identidades colectivas: cRTweet, gestión colaborativa de cuentas de Twitter

Imago voragine.net
• Por
Hace cerca de un año, Francesco Cingolani me contó las contradicciones que encontraba en las cuentas colectivas de Twitter, las cuentas de una marca, de un proyecto o de un evento, y las incomodidades a la hora de gestionarlas. Más adelante, junto con Domenico Di Siena, influidos por las reflexiones en torno al proyecto sentientID, nos convencimos de que una identidad colectiva no es otra cosa que la suma de las identidades personales que la construyen, en ningún caso una supraidentidad que condiciona o limita a cada uno de los integrantes. Para lidiar con esta situación, junto a Pablo Rey Mazón he desarrollado cRTweet, una herramienta para gestionar cuentas de twitter de manera colaborativa.

Herramientas para la distancia: programando de manera colaborativa con Git y GitHub

Imago voragine.net
• Por
En montera34, nuestro estudio de desarrollo web, tenemos una situación cada vez más deslocalizada, en el espacio pero también en el tiempo. Ahora mismo @numeroteca está en Boston, @juan_ y Rubén en Madrid, y yo en Escampis. Esto hace que nuestros espacios de encuentro digital se estén sofisticando, ya que no solo no coincidimos en el espacio, sino que las horas en las que coincidimos son menos por la diferencia horaria entre América y Europa. Hace poco que hemos decidido probar Git como sistema de control de versiones, y GitHub como forja. Hemos optado por Git porque no en vano es el sistema de control de versiones que usan los desarrolladores del kernel de Linux, y que fue diseñado inicialmente por el mismísimo Linus Tovards.