Autonomía digital y tecnológica

Código e ideas para una internet distribuida

Snippets: un gran repositorio de código distribuido

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por
Este post es parte de la serie Investigación colaborativa, divertida, barata, transmedia. Otras formas de entender la investigación, publicada a modo de cruce de posts entre numeroteca.org y voragine.net. Este trabajo se enmarca dentro de un estudio sobre Investigación en red coordinado por Mayo Fuster Morell parte de un proyecto más amplio sobre Juventud, Internet y Politica bajo la dirección de Joan Subirats en el marco del grupo IGOPnet.cc, con la colaboración de Montera34, para la Fundación Museo Reina Sofía sobre adolescencia y juventud.

El origen de las dos barras en las direcciones URL

Quién no se ha preguntado alguna vez de dónde salen las dos barras en de las URL, por qué un código tan rebuscado. Hace unos días preguntaban a Tim Berners-Lee, creador del protocolo HTTP, el lenguaje HTML y el primer navegador, qué cambiaría él si volviera hoy a desarrollar todo esto. Su respuesta: «Quitaría las dos barras detrás de los dos puntos en las URLs. En realidad no hacen falta, pero en aquel momento parecía una buena idea.»:

I would have got rid of the slash slash after the colon. You don’t really need it. It just seemed like a good idea at the time.

Tim Berners-Lee: we need to re-decentralise the web, vía @urbanohumano.

Espacios autónomos de experimentación e investigación

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por
Este post es parte de la serie Investigación colaborativa, divertida, barata, transmedia. Otras formas de entender la investigación, publicada a modo de cruce de posts entre numeroteca.org y voragine.net. Este trabajo se enmarca dentro de un estudio sobre Investigación en red coordinado por Mayo Fuster Morell parte de un proyecto más amplio sobre Juventud, Internet y Politica bajo la dirección de Joan Subirats en el marco del grupo IGOPnet.cc, con la colaboración de Montera34, para la Fundación Museo Reina Sofía sobre adolescencia y juventud. La cantidad de datos disponible públicamente en internet es actualmente abrumadora. Administraciones y otras instituciones liberan las bases de datos que antes guardaban con celo, animadas por un nuevo espíritu de transparencia. Medios de comunicación y universidades digitalizan sus hemerotecas, bibliotecas y archivos para conseguir visibilidad. Millones de archivos personales son alimentados a diario gracias a la democratización de las herramientas de producción de contenido. La disponibilidad de estos datos ha hecho proliferar herramientas para ordenarlos, analizarlos, filtrarlos y remezclarlos. En torno a un puñado de datos y a unas cuantas herramientas para tratarlos se juntan comunidades o redes de personas interesadas en sacarles partido, constituyendo espacios de investigación colectiva. Nada nuevo, el grupo de investigación de una universidad es eso, el departamento de I+D de una empresa es eso. Lo que sí es novedoso es una capacidad generalizada de la ciudadanía para poner en marcha estos espacios de experimentación de manera autónoma, en una especie de Do It Yourself o Do It With Others de la investigación.

Investigar sin darse cuenta: archivos personales

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por
Este post es parte de la serie Investigación colaborativa, divertida, barata, transmedia. Otras formas de entender la investigación, publicada a modo de cruce de posts entre numeroteca.org y voragine.net. Este trabajo se enmarca dentro de un estudio sobre Investigación en red coordinado por Mayo Fuster Morell parte de un proyecto más amplio sobre Juventud, Internet y Politica bajo la dirección de Joan Subirats en el marco del grupo IGOPnet.cc, con la colaboración de Montera34, para la Fundación Museo Reina Sofía sobre adolescencia y juventud. A principios de julio de 2012, Lorenzo Barnó me contactó para avisarme de que estaba abierto el call for papers de la edición 2012 del congreso Equiciudad, animándome a presentar una comunicación. Hasta ese momento nunca había presentado una comunicación para un congreso, ni siquiera había asistido a uno. Pensé en asistir y presentar un comunicación tras valorar el potencial de compartir dos días con un grupo numeroso de gente interesada en los mismos temas que yo, conociendo iniciativas y proyectos contados por sus creadores. Sin embargo dudé bastante por la inversión de tiempo y dinero que requerían únicamente dos días. Finalmente decidí enviar una comunicación que fue aceptada y asistí al congreso. Para escribir el texto tuve muchas conversaciones con gente de mi entorno. Esto me llevó a pensar que probablemente el resto de participantes habría hecho lo mismo, y que sería interesante poder participar en esas conversaciones, entrar en contacto con el resto de participantes antes del inicio del congreso. Así el congreso no se limitaría a dos días frenéticos en los que falta tiempo para hablar con todo el mundo.

Investigar sin darse cuenta: #meetcommons, acción y documentación colectiva

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por
Este post es parte de la serie Investigación colaborativa, divertida, barata, transmedia. Otras formas de entender la investigación, publicada a modo de cruce de posts entre numeroteca.org y voragine.net. Este trabajo se enmarca dentro de un estudio sobre Investigación en red coordinado por Mayo Fuster Morell parte de un proyecto más amplio sobre Juventud, Internet y Politica bajo la dirección de Joan Subirats en el marco del grupo IGOPnet.cc, con la colaboración de Montera34, para la Fundación Museo Reina Sofía sobre adolescencia y juventud. Durante el año 2012 participé en dos eventos que tuvieron la investigación como trasfondo: el encuentro #meetcommons desarrollado en Madrid en abril, y el congreso Equiciudad 2012 celebrado en San Sebastián en diciembre. El primero, autoorganizado, con un programa abierto que se definió colectivamente durante el mismo evento, sin financiación. El segundo, auspiciado por la Universidad del País Vasco (UPV), y organizado en colaboración entre la UPV y la asociación Sinergia Sostenible, un congreso consolidado y reconocido en su ámbito, ya en su segunda edición. Aunque al principio no me di cuenta, la asistencia a ambos eventos en el mismo año me ha permitido experimentar una manera de investigar "sin darme cuenta": una investigación que tiene mucho de colectiva, que aprovecha los archivos personales como materia prima para elaborar conclusiones, que trabaja a partir de las experiencias vividas contenidas en esos archivos para generar relatos.

Investigación colaborativa, divertida, barata, transmedia. Otras formas de entender la investigación

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por
Os presentamos el texto "Investigación colaborativa, divertida, barata, transmedia. Otras formas de entender la investigación", que hemos escrito a cuatro manos, Pablo Rey Mazón y yo. Este trabajo se enmarca dentro de un estudio sobre Investigación en red coordinado por Mayo Fuster Morell parte de un proyecto más amplio sobre Juventud, Internet y Política bajo la dirección de Joan Subirats en el marco del grupo IGOPnet.cc, con la colaboración de Montera34, para la Fundación Museo Reina Sofía sobre adolescencia y juventud. En el texto reflexionamos en voz alta sobre las diferentes prácticas-métodos de investigación y de difusión de la investigación que hemos estado practicando y aprendiendo estos últimos tiempos: por parte de Pablo desde Boston a su paso por el Center for Civic Media en el MIT, y por mi parte desde Madrid. Intentamos explicar modelos alternativos al modelo estándar de investigación de la academia, y que habitualmente se apoyan en las nuevas tecnologías de información.

Qué significa que el código de GitHub no esté en GitHub

Imago voragine.net
[actualizado el ] • Por
Hace unos días Jorge escribía en el blog de Ecosistema Urbano sobre las capacidades de GitHub como plataforma de colaboración que trasciende los proyectos de desarrollo de software. Como explica Jorge en el post, git es un sistema de control de versiones que fue inicialmente diseñado para el desarrollo colaborativo de software. Su potencial radica precisamente en que es distribuido, al contrario que otros sistemas de este tipo. Cuando se usa git para un desarrollo cada programador tiene en su máquina una copia completa de todo el código, que comparte con el resto mediante una serie de órdenes. Como cualquier sistema distribuido, en los desarrollos que usan git ninguno de los nodos implicados es imprescindible, no hay centro y periferia.

Canonical intenta cerrar Fixubuntu, sitio que critica Ubuntu por compartir datos de sus usuarios con otras empresas

Imago voragine.net
• Por
Hace unas semanas, Micah Lee, parte de la EFF lanzó el sitio fixubuntu, en el que advierte sobre la vulneración por parte de Canonical a la privacidad de los usuarios de Ubuntu. Además publicó un script que desactiva la búsqueda remota para recuperar la privacidad en el sistema. La respuesta de Canonical ha consistido en intentar cerrar fixubuntu, argumentando infracción a su propiedad intelectual, en vez de afrontar la crítica y solucionar el problema.

Documentación de open hardware abierta y a tiempo real

Los pads, Twitter y a otras herramientas de publicación inmediata y colectiva han permitido la documentación a tiempo real de eventos. En realidad, permiten hacer públicas inmediatamente esas notas que todos tomamos en cualquier evento con la idea de ordenarlas y publicarlas más tarde; cosa que nunca llegamos a hacer. Con la documentación de los procesos productivos (programar software o construir algo) pasa exactamente lo mismo.

En abril de 2013 se celebró el Open Source Hardware Documentation Jam, con el objetivo de encontrar maneras de documentar menos dolorosas. Las conclusiones y los modelos que se debatieron en el encuentro son parecidos a la documentación en tiempo real de eventos, a base de pads y Twitter, pero para los procesos de construcción: aplicaciones como Dozuki que permiten, mientras tienes el martillo en una mano, coger con la otra el móvil y hacer una foto o tomar una nota de voz, que se añadirá automáticamente a la documentación.

Más en Open Source Hardware Documentation Jam: A Report.

Contratos y licencias para obras de net.art que impiden su reproducción y su evolución

[El contrato] establece unas reglas básicas para ambas partes, determina asimismo los tiempos y las normas de translación [sic] de propiedad del dominio y ofrece un certificado de autenticidad. El artista conserva la propiedad intelectual de la obra, debe destacar el propietario de la obra y está autorizado a seguir exhibiendo la pieza, mientras que el comprador, además de no poder modificar bajo ningún concepto la obra original, debe garantizar que sea accesible al público y se mantenga online.

Este contrato, para obras de net.art, derivado del Art Website Sales Contract, muestra cómo tratar una obra de net.art como si fuera una obra de arte material, cómo no permitir su reproducción ni su modificación, cómo seguir basando el mercado del arte en la cantidad de copias de una obra.

Más en Un acuerdo que materializa lo virtual.